Juan Velich

Nome verdadeiro: Velich, Juan Miguel
Pseudônimo: Moloney Reyme
Letrista, actor y compositor
(5 setembro 1886 - 26 abril 1951)
Local de nascimento:
Villa Constitución (Santa Fe) Argentina
Por
Orlando del Greco

rimero fue guitarrero y cantor sentando sus reales por los pagos de Barracas al Sud (hoy Avellaneda). Después, en 1913, ingresó al Circo Campos con el que anduvo en giras y haciendo de todo un poco.

Algunas apariciones en teatros llévanle a formar en 1918 la compañía Velich-Sassone. Con el tiempo pasa por las de José Gómez, Camila Quiroga, José Olarra, Blanca Podestá, Carlos Morganti y otras no menos prestigiosas.

En 1923-24 forma la que sería la primera compañía radioteatral por Radio Cultura y la de comedias Víctor por encargos de la empresa grabadora de ese nombre donde grabó. También dirigió la Odeon para grabar en este sello.

Estuvo ligado por muchos años a la radiotelefonía porteña donde desempeñóse en otras compañías similares como las de Herminia Velich (su hija), Francisco Mastandrea, etc. Hizo cine y colaboró en revistas como: Canciones Populares, El Ombú, La Canción Moderna, El Canta Claro.

Abordó distintas especialidades artísticas, pero donde perdura su nombre es en la canción popular; desde sus comienzos escribió para ella, quedando olvidadas las primeras y recordándose como su más antigua el shimmy “Pum Garibaldi” con música de Andreoni y de gran popularidad, escrita en 1924.

Es enorme su producción, aunque la mayor parte pasó desapercibida o no se conoció, pero dejando algunas obritas que siempre retornan en la voz de los cantores como aquellas que le grabó Carlos Gardel: “Cualquier cosa” y “Porque soy reo” con músicas de Herminia Velich; “Amigazo” en colaboración con Francisco Brancatti y Juan de Dios Filiberto; “Queja indiana” con música de Juan Rodríguez.

Otros éxitos que le pertenecen: “Mandria”, famoso tango que grabó Rosita Quiroga e hiciera con los nombrados Brancatti y Rodríguez; “Mala junta”, el gran tango de Julio De Caro y Pedro Laurenz que con letra suya grabó Agustín Magaldi; el clásico “Rodríguez Peña (Velich)” de Vicente Greco, al que le puso letra para que lo grabara Alberto Gómez con la orquesta de Adolfo Carabelli y que parece llevó a Francia Gardel cantándolo; “No quiero a nadie”, con música de Luis Mottolese; “Qué viejo estoy” con Audón López y Francisco De Rose; “Qué gloria”, grabado por Libertad Lamarque; “Ensueño de oro”, “Sarita”, “Tu boca”, grabados por Ignacio Corsini.

Con músicas propias o de Agustín Magaldi, Filiberto, Clausi, Pontón, Rafaelli, Rossano, Cosentino, Francisco Polonio, y otros encontramos títulos de buenas obras hechas en tangos, valses, zambas, rancheras, etc., como: “María [b]”, “Excelsitud”, “Sabio consejo”, “A nadie le tengo miedo”, “Aura que ronca la vieja”, “Pasión”, “Reminiscencias [b]”, “Sangre maleva”, “Pa' que bronquen los otarios”, “Uruguaya”, “De mañanita”, “En un rincón de Floresta”, “¿Puedo esperar que me quieras?”.

Amigo de Carlos Gardel, se conocieron, cuando éste empezaba, en el café del gallego Rampín de la avenida Mitre de Avellaneda. El tiempo, muy luego, los unió evocando los bailes del salón Rodríguez Peña, donde ellos mismos habían lucido sus habilidades en los cortes del tango a la par de Elías Alippi, Atilio Supparo, El Mocho, El Cachafaz, David, Vicente Velich (su hermano) y tantos otros.

En el Café de Rampín él cantaba y allí fue a hacer lo mismo Gardel por 1910 ó 1911. Un par de anécdotas con él vividas se las llevó a la tumba, pero quedaron versos que le dedicara a su muerte y también otros que le ofrendara en vida como esta décima:

¡Seguí volcando, Carlitos,
ese diluvio de notas,
cristal de cascadas rotas
y de trinos infinitos!
Que tus cantares benditos,
llanto y risa, pena y miel
son el preciado joyel
en que la patria argentina
funde el alma, cuando trina
su cantor: Carlos Gardel.


Velich nació en Villa Constitución (Santa Fe) el 5 de septiembre de 1886 y falleció en Buenos Aires el 26 de abril de 1951.