Roberto Fontaina

Nome verdadeiro: Fontaina, Roberto Pablo
Letrista
(3 janeiro 1900 - 15 fevereiro 1963)
Local de nascimento:
Montevideo Uruguay
Por
Orlando del Greco

n la época de oro de la canción popular contribuyó a levantar su edificio con resonantes éxitos: “Mama yo quiero un novio”, “Garufa”, “Niño bien”, “Andate (No te vayas)”, “T.B.C.”.

Fue gestor y director de la Troupe Ateniense, grupo de estudiantes que realizaron durante diez años, desde 1923, recordadas temporadas en Montevideo, Buenos Aires. Conjunto que integraron entre otros Alberto Vila, Víctor Soliño, los hermanos Collazo, Gerardo Matos Rodríguez, Lalo Pelliciari, su hermano Raúl Fontaina y otros.

Por su iniciativa se sancionó en el Uruguay la ley de la propiedad literaria, siendo el primer presidente de la Asociación de Autores del Uruguay (AGADU).

Fundó y dirigió la empresa SADREP, que operó con Radio Carve y Radio La Voz del Aire, en la capital uruguaya.

Trató a Carlos Gardel, que no grabó ninguna de sus obras, pero sin embargo cantó algunos de sus tangos, muy especialmente “Niño bien” y “Figurita”. Al parecer interpretó asimismo “Garufa” y “Andate (No te vayas)”.

Para el suplemento familiar del diario El Día, de su ciudad natal del 26 de junio de 1958, dijo lo que sigue: «Estuve conviviendo con Gardel en los tres ambientes en que vivió y triunfó: Buenos Aires, Montevideo y París.

«Buenos Aires era el lugar de trabajo formal. París fue el campo de la aventura y la gloria. Y Montevideo era realmente para él un rincón de esparcimiento y veraneo. Venía a charlar con sus amigos, a tomar mate interminablemente, a las tertulias inestimables del Café Tupí y a compartir la vida de los ranchos.

«Era muy afecto a la existencia despreocupada y alegre de los inolvidables ranchos que estaban en la costa o en el Prado. Allí se mezclaba en fabulosas canterolas con mandolinos, acordeones y guitarras que en más de una oportunidad comenzaban al atardecer y terminaban cuando el viento de la aurora batía los médanos de Malvín o el Buceo.

«Era infinitamente modesto. Su actuación en público le significaba un verdadero esfuerzo. Entre sus amigos era exuberante, pero ante extraños y gente distinguida era tímido. Sus afectos eran callados. Por esa reticencia es que se sabe tan poco de sus idilios. Lo cierto es que jamás se mareó y siempre supo ubicarse en todas las situaciones con serenidad y lealtad.

«En este sentido recuerdo perfectamente una oportunidad en que, sentados a una mesa del Tupí, estábamos Gardel, Blixen Ramírez, Aubriot Barboza, Razzano y yo. Eran días en los que Gardel estaba declinando inexplicablemente. Y, entre tanto, un nuevo cantor, Alberto Vila, surgía con empuje sorprendente. Como era público y notorio, Vila había empezado con nosotros los de la Ateniense. Y por eso fue que Razzano, queriendo seguramente recobrar la amistad de Gardel con quien estaba un tanto distanciado, me dijo con tono agresivo: «¡Qué querés con tu pollo Vila! ¡Vos creés que es un éxito y es un fracaso!»

«Yo negué que fuera mi pollo. Simplemente era un amigo tanto como lo era Gardel y, además, dije que no era un fracaso. Entonces Razzano, amoscado, me replicó diciendo que yo «no era un amigo». Y cuando parecía que todo iba a terminar en discusión enojosa, se levantó Gardel y le dijo a Razzano: «Callate Pepe. Estás macaneando. Es cierto que Vila es un éxito. ¿Por qué negarlo? Roberto no deja de ser amigo mío porque lo sea también de Vila. Por otra parte me alegro del éxito de ese muchacho».

«Ese era Gardel, amigo insuperable. En 1933 Radio Carve necesitaba una inyección de popularidad. Acudí a Gardel, el amigo, pidiéndole que cantara. Lo hizo casi gratuitamente. Fue la única vez que actuó en una radio uruguaya».

Fontaina nació en Montevideo el 3 de enero de 1900 y allí falleció el 15 de febrero de 1963.