Anselmo Aieta

Nome verdadeiro: Aieta, Anselmo Alfredo
Pseudônimo: Ricardo Aieta, Pepe Soles y Lagaña
Bandoneonista, compositor y director
(5 novembro 1896 - 25 setembro 1964)
Local de nascimento:
Buenos Aires Argentina
Por
Orlando del Greco

iscípulo del famoso Tano Genaro (Genaro Espósito o Spósito, bandoneonista que fue a Francia en 1920, falleció en París el 25 de enero de 1944. Había nacido en Buenos Aires el 17 de febrero de 1886), se inició en un café que estaba en la esquina de Piedras y Cochabamba, para pasar a la orquesta de Francisco Canaro hasta el año 1922, luego de tocar en numerosos lugares en compañía de Agustín Bardi, Eduardo Arolas, Eduardo Monelos, Virgilio Carmona y otros músicos que luchaban en pro del tango, en cafés que se llamaron Botafogo, La Buseca, de Avellaneda, entre los más conocidos, donde se cultivaba preferentemente la música ciudadana.

Tuvo orquesta a su nombre con la que actuó en El Nacional, Germinal, Guarany, famosos cafés de la época, en radios, cabarets, clubes e interminables listas de locales. Intervino en la película Los locos del cuarto piso, del año 1937 y grabó en discos Electra, Columbia, y al final de su carrera en TK con esas formaciones.

Era un adolescente cuando compuso su primer tango, “La primera sin tocar”, en 1912, que fue precursor de éxitos formidables como “El huérfano”, “Príncipe”, “Alma en pena”, “Siga el corso”, “Carnaval”, “Tus besos fueron míos”, “Palomita blanca”, “Prisionero”, “Mentirosa”, “Bajo Belgrano”, “Qué fenómeno”, “Tras cartón”, “Trianera” (pasodoble), “La violetera”, “Primero campaneala”, “Viva la patria”, “Tan grande y tan zonzo”, por citar primeramente las obras que le grabara Carlos Gardel, y “Mariposita”, “Suerte loca”, “La chiflada”, “Entre sueños”, “A la criolla”, “Bajo tierra”, “Que lo larguen”, “Muchachitas de Chiclana”, “Aquellos ojos”, “Ya estamos iguales”, “Pobre cotorro”, “Estampa tanguera”, “Estoy borracha”, “A cara limpia”, “Se fue Taborda”, “Alegría”, “De corte antiguo”, “Don Luis Alberto”, “Caretudo”, “Chau ingrata”, “La santita” y de cien obras más en todos los ritmos que dicen de su formidable talento creador. La mayoría de ellas tienen versos de uno de los mejores poetas del tango, Francisco García Jiménez, pero colaboraron también en su producción musical otros grandes letristas y músicos de su tiempo: Enrique Dizeo, Santiago Adamini, Ginés Miralles, Rafael Tuegols, Juan Polito, Antonio Radicci, Luis Rubistein.

Preguntado cómo conoció a Gardel, dijo para la Revista Ahora, del 22 de junio de 1954, número 2.192: «Yo tocaba en el Casino Pigall cuando un señor al que yo no conocía me mandó llamar desde una mesa. En ese momento terminaba de tocar el tango “El huérfano” del que soy autor, y al acercarme al mismo, luego de invitarme a compartir su mesa, se presentó diciendo: «Soy Carlos Gardel, mi amigo, y tendría interés en cantar ese tango que me ha gustado mucho. Si viene mañana por la casa Glücksmann se lo grabo inmediatamente».

«Como se imaginarán, a pesar de la alegría enorme que experimenté en ese momento, no salía de mi asombro al comprobar cómo un artista de la celebridad de Gardel podía solicitarme una de mis composiciones con la llaneza con que lo hizo. Ese fue mi primer contacto con el gran intérprete».

Después, muchas veces, las noches de Buenos Aires los vieron reunidos en camaradería.

Aieta nació en Buenos Aires el 5 de noviembre de 1896 y allí falleció el 25 de septiembre de 1964.