Fanny Loy

Nombre real: Luchi, Anita Fany
Cancionista y letrista
(22 agosto 1917 - n/d)
Lugar de nacimiento:
Cañada de Gómez (Santa Fé) Argentina
Por
Néstor Pinsón

ació en Cañada de Gómez, Provincia de Santa Fe, en un barrio poblado por obreros del ferrocarril. Alguna vez confesó que su primer acompañamiento fue el silbato de las locomotoras. Allí comenzó la escuela y a los siete años la familia se trasladó a la ciudad de Rosario.

De chica no soñaba con ser cancionista, pero algo debía traer dentro suyo porque cantaba siempre y, por supuesto, en todas las fiestas escolares. De pronto le atrajo el baile y, por un tiempo, fue bailarina de cierta popularidad. En su maestro de danzas encontró el mejor aliado para seguir cantando.

Una amiga, cancionista ya consagrada, la visitó un día y por pasar el rato se pusieron a cantar, entonces discutieron sobre si tenía posibilidades para hacerlo no solo en su casa. Pusieron de árbitro a un amigo y éste, luego de escucharla, dio su fallo adverso. Pero esto no la disuadió y, por su cuenta, consiguió una prueba en la Radio LT1. El director artístico fue drástico: «Usted tiene una voz completamente antimicrofónica. No puede ser cancionista». Pero no hubo caso, esa misma tarde insistió en la otra radio importante, la LT8 y se le dio. Esa misma noche estaba contratada.

Poco después, se enteró que la revista La Canción Moderna (nombre primero de Radiolandia) realizaba un concurso de cantores en Buenos Aires. Aprovechó que un amigo pianista realizaba el mismo viaje y arribaron juntos a la gran ciudad, él era Manuel Sucher. Llegó el momento y ganó el concurso. El premio fue un contrato para cantar en Radio Belgrano. La presentaron en diciembre de 1934, en un programa auspiciado por Productos Griet, uno de sus acompañantes fue el bandoneonista Mario Demarco.

Al mes, le ofrecieron un contrato de treinta días para cantar en el teatro junto a conocidos actores: Alicia Vignoli, Olinda Bozán, Pablo Palitos, Alberto Anchart y otros. Pero se extendió a tres meses, mientras tanto siguió en la radio todo el año 1935.

Después pasó a Radio El Mundo y la situación fue curiosa. Cantó el día que finalizaba el contrato, el 31 de diciembre por la noche y un rato después, la emisora ofrecía un desfile musical con todas las nuevas figuras del año en ciernes, y Fanny estaba entre ellas junto a Adhelma Falcón y Mercedes Carné. Ocho meses luego, la tentó Radio Prieto donde actuó hasta fines de 1937. Al año siguiente realizó una gira por ciudades de Brasil que culminó en el Teatro Municipal de Río de Janeiro.

En esa época apareció un bailarín en su vida, Domingo Gaeta, el profesor que dictaba clases de danza en vivo y por correspondencia, que tenía su estudio en la calle Cangallo (hoy Presidente Perón) 1171. Con él se casó.

En 1941, llegó al cine bajo la dirección del José Agustín Ferreyra, especialista —desde la época del cine mudo— en filmes con tangos cantados por mujeres: María Turgenova, Elena Lucena y Libertad Lamarque. En ocasión, Fanny lo hizo en La mujer y la selva, estrenado en el Cine Monumental el 3 de diciembre. Su duración, sólo 58 minutos, junto a Carlos Perelli, Néstor Deval, Cora Farías y otros. Los exteriores se filmaron en el Chaco y ella canta tres temas, el tango “Rebeldías”, la marcha “Cuando se ama” y un vals con el título de la película, todos de Joaquín Mora y Mario Battistella. Fue acompañada por el conjunto de guitarras de Consuelo Mallo López.

Atraía su cara de muñeca, un rostro angelical y su cabello rubio, pero no fue suficiente. Fue debut y despedida, un fracaso sin revancha pues muy pronto Ferreyra enfermó y fue esta su última película.

Fanny fue autora de algunos temas: “Déjame partir”, “Resignación [b]”, “Tango humorístico”, “Mañanita de campo [b]” y “Ay nenita dame un beso”.

Sobre una nota en la revista Radiolandia, del año 1937 y datos diversos.