Walter Fiorito

Nombre real: Fiorito, Ronald Walther
Seudónimo/s: Alberto Olmos, Ricardo Cortez
Cantor
(18 marzo 1933 - )
Lugar de nacimiento:
Corral de Bustos (Córdoba) Argentina
Por
Todotango.com

ació en Corral de Bustos y se crió en el campo de su abuelo, que estaba cerca de esa localidad, en la Provincia de Córdoba. Allí, además, trabajaba su padre. Su madre era maestra rural.

A los doce años la familia se muda a la ciudad de Zárate, en la Provincia de Buenos Aires, de donde era oriunda su mamá. Cuando cursaba el tercer año del colegio nacional, se presentó al Liceo Naval para terminar los estudios secundarios, pero no pudo ingresar por problemas en la vista. Entonces, ingresó a la Marina de Guerra y lo trasladaron a la Base Naval de Puerto Belgrano que estaba, apenas, separada por las vías del ferrocarril de Punta Alta.

En cierta oportunidad, de visita por la ciudad, conoció en un bar a un muchacho que era bandoneonista de un conjunto típico. Hablaron de tango y le comentó que le gustaba cantar. Así fue que, después de una prueba, a los tres días debutó con la formación del amigo en el Casino de Oficiales de la Base Comandante Espora de Bahía Blanca.

Se trataba de un cuarteto, en el que permaneció un año y medio —hasta mediados de 1951—, cantando con el seudónimo de Alberto Olmos. Luego, pasó a la Orquesta Típica Los Andes dirigida por el bandoneonista José Cutropia, en la que lo volvieron a bautizar y pasó a llamarse Ricardo Cortez. Cantó hasta mediados de 1953 cuando fue convocado por Antonio Volpe, para integrar su orquesta Ritmo de Juventud con la que realizó tres registros fonográficos, directamente, desde LU3 Radio Splendid de Bahía Blanca.

En esta última formación, participó tres años y medio hasta que decidió anotarse en el concurso Buscando la voz tanguera, emitido por Radio Belgrano y auspiciado por las revistas Radiofilm y Cantando. Participaron de este certamen: Carlos Casado, Andrés Peyró, Silvia del Río, Ruth Durante, Roberto Mancini y Ernesto Herrera, entre otros. A punto de disputar la tercera ronda del mismo, ocurrió un hecho fundamental en su carrera artística, Alfredo Attadía lo invitó a integrar su orquesta para realizar una extensa gira por el interior del país y el exterior, y fue con su nombre verdadero.

Durante un año viajó de acá para allá, pero por motivos de índole político que obligaron a Attadía a disolver la orquesta, abandonar la Argentina y radicarse en Venezuela —donde al poco tiempo falleció—, tuvo que regresar a Buenos Aires.

Siguió trabajando en la Capital animado por un gran amigo y excelente vocalista, Héctor Insúa, hasta fines de 1958, cuando otros ritmos y otras músicas irrumpieron en el mercado y el tango comenzó una etapa de declinación donde vivir del tango se hizo muy difícil. Por ese motivo, Fiorito volvió a los pagos de su juventud y fue empleado en un banco de Zárate, pero nunca dejó de cantar.

Durante esa época, fue vocalista de varias orquestas típicas de la zona: la de los Hermanos Berenguer, la de Juan Carlos Aiello con quien grabó tres temas, la de los Hermanos Domínguez, la de Faccio y, hasta el año 1966, con el conjunto Ocho para el tango, una muy buena formación de la ciudad de Campana. Con la misma, tuvieron actuaciones en el Canal 9 de televisión, en el programa Viñetas de mi ciudad y grabaron un tema en forma directa (1964).

Después, las ofertas de trabajo comenzaron a escasear, parecía su despedida como cantor pero, treinta y dos años después, en 1998 su vocación pudo más y retornó a su viejo amor cantando en un boliche del barrio de Saavedra.

Insólitamente, después de tanto tiempo y de tantas cosas vividas, volvió al disco junto a la orquesta de Jorge Dragone con toda su experiencia y madurez, grabando 14 temas en 1998 y ocho más en el 2000. Pero lo más increíble aún, volvió a ser convocado por su antiguo director, Antonio Volpe quien, junto a su hijo Víctor, armaron el Grupo Volpe que actuaba en diferentes escenarios: el Teatro General San Martín, el Café Homero, el Club del Vino y el Café Tortoni, para nombrar algunos. Con ese conjunto, realizó además, una gira a la ciudad de La Paz (Bolivia).

En el 2003, conoció a Roberto Álvarez, director del conjunto Color Tango y bajo su supervisión grabó dos discos compactos entre los años 2004 y 2009, el primero con el acompañamiento de dicha formación y el otro con Grupo Volpe.