Sello TK, un clásico de los 50