Los Creadores
   
  Las Historias
   
  La Biblioteca
   
  Carlos Gardel
  La Música
  La Comunidad
   
Go to site in English Ir a la página inicial

Músicos
Roberto Firpo

Pianista, compositor y director.
(10 de mayo de 1884 - 14 de junio de 1969)

Más de Firpo:
Tanto como director, intérprete o compositor, Roberto Firpo es uno de los primeros evolucionistas con que ha contado el tango.

En aquellos días iniciales de las típicas, él estableció definitivamente el piano en la orquesta de tango.

Como ejecutante, fue dueño de un finísimo estilo –como puede comprobarse en los exquisitos solos que grabó- e inició el uso del pedal, que ofrece una mayor resonancia. Como compositor, introdujo en el tango el aire romántico, que hasta entonces era ajeno a ese género creado para los pies de los bailarines.

«Doscientos pesos me costó el día más feliz de mi vida», aseguraba don Roberto al referirse a la compra de su primer piano. Para ello, debió trabajar duro desde pequeño, desde que abandonó el quinto grado para ayudar a su padre en el almacén de la ciudad bonaerense de Las Flores, donde había nacido el 10 de mayo de 1884. Pocos años más tarde, ya adolescente, con unos escasos mangos en el bolsillo de sus primeros largos, arribó a la Buenos Aires en busca de horizontes más promisorios que los que podía ofrecerle el campo, y se desempeñó como dependiente de almacén, albañil, peón de lechero, obrero en una fábrica de calzados y en la fundición Vasena. En fin, una infinidad de empleos que le permitieron reunir con gran esfuerzo la suma para el instrumento tan ansiado.

Andaba entonces por los 19 años, y comenzó a tomar lecciones con uno de los grandes de la época, Alfredo Bevilacqua, autor de "Venus", "Independencia", "Apolo" y otros clásicos. Cuatro años más tarde, en 1907, se develaba un inspirado compositor con "La Chola", "El compinche" y "La gaucha Manuela". Pero, además, debutaba profesionalmente integrando un trío con Francisco Postiglione en violín y Juan Carlos Bazán en clarinete, para tocar nada menos que en "lo de Hansen", a razón de tres pesos por noche y el permiso para pasar el platito.

Fue en otro local palermitano, "El Velódromo", donde uno de los miembros del trío, Bazán, comenzó a soplar una llamada de clarinete, a fin de atraer a la clientela que pasaba rumbo a "lo de Hansen". El resultado fue que este último quedaba casi vacío, mientras que "El Velódromo" se colmaba de público. Para solucionar el inconveniente, el empresario del primero volvió a contratarlos, esta vez por la suma de ¡Dos pesos para cada uno! Finalmente, aquella llamada de Bazán se convirtió en el comienzo de su tango "La chiflada".

En 1913, formó su primera orquesta, y de ese año datan sus éxitos iniciales: "Argañaraz", "Sentimiento criollo", "De pura cepa" y "Marejada".

En el año siguiente, aparecía "Alma de bohemio", un tango donde el aire romántico se hace completamente perceptible y que constituye, sin duda, su obra más célebre.

Otros de sus tangos son "El compinche", "El ahorcado", "Fuegos artificiales" (a medias con Eduardo Arolas), "Didí", "El bisturí", "El amanecer" (el primer ejemplo de música descriptiva en el género), "El gallito", "El rápido", "Vea Vea", "El apronte", "Montevideo", "La carcajada" y muchos otros. Fue también un apasionado cultor del vals, de los que produjo una gran cantidad, en general con gran repercusión en la época: "Pálida sombra", "Horizonte azul", "Noche calurosa", "Ondas sonoras", "Noches de frío" y otros.

En 1916 le tocó estrenar, en Montevideo, el que se convertiría en el "tango de los tangos", "La cumparsita", de Gerardo Hernán Matos Rodríguez, que por entonces era una página de dos partes. Firpo, a la moda de la Guardia Vieja, le compuso la tercera. Tiempo después se arrepentiría de no haberlo firmado conjuntamente: los derechos de "La cumparsita" reportaron millones de pesos.

Con respecto a este tango fundamental, el mismo Firpo recordaba: «En 1916 yo actuaba en el café La Giralda de Montevideo, cuando un día llegó un señor acompañado de unos quince muchachos -todos estudiantes- para decirme que traían una marchita y querían que yo la arreglara porque pensaban que allí había un tango. La querían para la noche, porque la necesitaba un muchacho llamado Matos Rodríguez. En la partitura en dos por cuatro aparecía un poco la primera parte y en la segunda no había nada. Conseguí un piano y recordé dos tangos míos compuestos en 1906 que no habían tenido ningún éxito: "La gaucha Manuela" y "Curda completa". Y le puse un poco de cada uno. A la noche lo toqué con "Bachicha" Deambroggio y "Tito" Roccatagliatta. Fue una apoteosis. A Matos Rodríguez lo pasearon en andas. Pero el tango se olvidó, su gran éxito comenzó cuando le adosaron la letra de Enrique Maroni y Pascual Contursi».

En más de una oportunidad, debió compartir el escenario con el dúo Gardel-Razzano, además de soportar sus incansables bromas. Cierta vez, cuando Firpo interpretaba el pasodoble "¡Qué salga el toro!", en el momento en que uno de los integrantes de la orquesta gritaba el título en medio de la interpretación, Carlitos –usando sus índices a modo de cuerno- arremetió contra los músicos que fueron a dar por el suelo. Más allá de tan terribles bromas, Firpo y Gardel-Razzano grabaron juntos, por única vez, en 1917, el tango fue "El moro", en cuya etiqueta no figuró, extrañamente, el nombre de los cantores, salvo –claro está- como autores. ¿Venganza de Firpo? No, lo que ocurrió en realidad es que no estaba previsto ningún tipo de vocalización. ¿Qué ocurrió entonces? Cuenta la anécdota que Gardel y Razzano irrumpieron en la sala de grabación y la broma, en este caso, consistió en cantar la letra del estilo sorprendiendo al maestro Firpo. La empresa discográfica editó el disco sin modificar la etiqueta del disco.

Armenonville, El tambito, Palais de Glace, Bar Iglesias, L'Abbaye, Teatro Buenos Aires, Teatro Nacional, Salón San Martín –el famoso Rodríguez Peña-, Colonia Italiana, son sólo algunos de los muchísimos sitios por donde deambulaba Firpo con sus conjuntos, primero, y con su orquesta después. Todos ellos le reportaron fama y dinero. Y más dinero aún a raíz de las grabaciones que le ofrecían como consecuencia del éxito.

En 1930, sorpresivamente abandonó por un tiempo el tango. Él mismo explicó el motivo a Héctor y Luis Bates: «Con el dinero que recibí por las grabaciones me sentí ganadero. Todo lo que tenía lo invertí en hacienda. En un año solamente llegué a ganarme un millón de pesos(...) Después vino aquella tristemente célebre crecida del Paraná que diezmó mi hacienda; quise resarcirme de tanta pérdida e intenté suerte en la bolsa. Allí perdí todo lo que me quedaba. Tuve que volver al trabajo de antes, formé mi orquesta y empecé de nuevo».

También volvió a la composición, con un título por demás elocuente: "Honda tristeza".

La trayectoria de Firpo fue extensísima y en no pocas ocasiones retornó al pequeño conjunto, como sus cuartetos de larga permanencia y diversas formaciones –en el primero de ellos, de 1933, ya tocaba Juan Cambareri, "El Mago del Bandoneón"-, o su excelente Quinteto de Antes.

Firpo fue uno de los más grandes músicos del tango, de gran erudición musical no obstante mantenerse dentro de la más pura escuela tradicional del género.

Su labor discográfica es inmensa y seguramente han quedado títulos sin registrar. Durante la etapa acústica de grabación hizo más de 1650 registros y al final de su carrera, allá por 1959, totaliza una cifra cercana a las 3000 grabaciones.

El 14 de junio de 1969, convertido desde hacía tiempo en una gloria viviente del tango, la vida le marcó el acorde final.