Los Creadores
   
  Las Historias
   
  La Biblioteca
   
  Carlos Gardel
  La Música
  La Comunidad
   
Go to site in English Ir a la página inicial

Poetas
Cancionista y compositora
(2 de noviembre de 1923)
Nombre real: Margarita Luisa Russo
Más de Silvestre:
u vida está relacionada con el tango y el arte dramático, ya que su papá Nicolás Russo conocido como Nicolás Rossi, era cantor, actor y guitarrista, hermano del actor Enrique de Rosas. Su mamá Francisca Cosentino había actuado y cantado en algunos espectáculos como estilista con el nombre de Fanny Rossi.

En 1927, cuando sus padres hicieron una gira en Venado Tuerto, debutó Margarita, con tan solo cuatro años en el Teatro. A los doce años formó parte de la Pandilla Corazón que dirigía Julio Jorge Nelson en Radio Callao. Enzó Ardigó le recomendó que se presentara ante Juan Manuel Puente, director de Radio Splendid. Su debut en radio se produce el 1 de Agosto de 1941 con el acompañamiento en guitarras de los hermanos Cúcuro y Zapico, como documenta en su libro Gutiérrez Miglio “El Tango y sus intérpretes”, Tomo 4.

El nombre de Margarita Silvestre, se lo pusieron sus padres. Ella me comenta que en Ituzaingó había muchas margaritas de color rojo que crecían solas, salvajes. En algún momento, trato de llevarlas a su casa para reproducirlas y nunca prendieron, sin embargo, crecían muy bien solas sin cuidados: «Como esas Margaritas soy yo». Héctor Gagliardi solía definirla: «Tan sencilla y simple como su nombre».

Trabajó en distintas radios: Splendid, Belgrano, El Mundo y Argentina. Participó en diferentes radioteatros como “Cuando los moños color sangre”, en “Por las calles del recuerdo” junto a Héctor Gagliardi en Radio Belgrano, “Clubes del interior” que se transmitía por Radio Antártida y “Querencia gaucha” con la participación de Los Arrieros.

Margarita Silvestre
Margarita Silvestre cantando en Radio Splendid.

Se presentó en distintas confiterías de Buenos Aires como Tibidado, Novelty, el cabaret Chantecler, Ruca, La Armonía y La Querencia. También en el Tabarís.

En Montevideo trabajó en el Teatro Solís en la obra Martín Fierro, poema de José Hernández adaptado a teatro por José González Castillo. Fue estrenada el 10 de septiembre de 1948. El actor y el director de la obra fue Domingo Sapelli. Era una obra en la que se incluían bailes y música en vivo. Margarita cantó en el Café Ateneo donde conoció al cantante Julio Sosa.

Estela Dos Santos en su libro “Las cantantes” describe sobre ella: «Que en plena depuración del lunfardo en la radiotelefonía argentina, daba satisfacción a los porteños entonando desde los discos por Radio Colonia en sus interminables tardes de tango y noticias sensacionales, “Pato” y “Mama, yo quiero un novio”, “shesheando” como si fuera una Rosita Quiroga recién nacida en el suburbio».

Fue compositora de los tangos “Por mi fe”, con letra de Héctor Gagliardi y “Barrio de juguete”, con letra de Ricardo Russo.

Si bien ella no recuerda la fecha exacta, Margarita se retiró de su carrera artística en 1956. Su último trabajo artístico lo realizó con la orquesta de Roberto Caló en 1955.

Hay grabaciones con acompañamiento de guitarras, tomadas de audiciones radiales: “El cardo azul”, “Colorao, colorao”, “Ronda de ensueños”, “Negra María”, “La mañanita”, “Barrio pobre”, “Mi corazón te llama”, “Aleteando”, “La nueva vecina”, “Serenata gaucha”, “India”, “Barrio de juguete” y “Vieja luna”.

También existen grabaciones efectuadas para el sello uruguayo Sondor de octubre de 1948: “La morocha”, “Pato” y “Mama yo quiero un novio”, con el recitado de los primeros versos por su padre y el acompañamiento de la orquesta de Hugo Di Carlo. Aunque esta discografía no está completa, porque Margarita cuando se retiró siguió realizando grabaciones privadas.

Tuve la suerte de ponerme en contacto con Oscar “El Vasco” Izurieta, un referente de tango en Mar del Plata. Cuando le pregunté sobre Margarita Silvestre me dijo: «¡Qué cantante Dios!, Margarita era un fenómeno. En 1953 ensayaba en la sala de Radio Belgrano, era una piba macanuda, los empleados de la radio la admiraban y la adoraban, era una chica muy querida.

«Era icono de la mujer que canta bien. Siempre fue muy exigente y su meta era ser una buena cantante, no le interesaba otra cosa.»

El guitarrista Enrique Bruzzo solía decir: «Después de Nelly Omar, Margarita Silvestre». En ese momento Nelly era considerada como la figura máxima del tango y el canto popular. Era la intérprete preferida de Roberto Grela.

En 1948, el diario El País, de Montevideo titulaba su artículo: “Margarita Silvestre, una gran cancionista”

“...Y creímos descubrir no a la única o a la mejor, sino algo distinto: lo nuevo dentro del cancionero popular. Posiblemente sea esta la mejor virtud...” “...Margarita Silvestre canta con el alma. Siente profundamente la canción. La transforma tanto que es “otra” cuando canta, muy diferente de la “gaucha” y simple que agradece los aplausos y aquí en El País nos dice que vendrá todas las veces que se lo pidamos.”

Los uruguayos supieron rescatar de Margarita Silvestre, su humildad, su simpleza, su figura esbelta y su voz que le permitieron convertirse por esos días en “La Morocha Argentina”.

NOTA: Este articulo es un extracto de: “Margarita Silvestre, aquella morocha argentina”, que puede leerse completo en la publicación virtual Tango Litoral (http://www.tangolitoral.com.ar).