Los Creadores
   
  Las Historias
   
  La Biblioteca
   
  Carlos Gardel
  La Música
  La Comunidad
   
Go to site in English Ir a la página inicial

Poetas


Violinista, director y compositor
(6 de septiembre de 1918 - 23 de junio de 2009)
Nombre completo: Isidro Lorenzo Barbero

Más de Barbero:

u orquesta fue sencilla, con poco vuelo musical, pero muy popular. Además del tango, tenía la pretensión de abarcar todos los géneros originarios de Argentina, con espectáculos que incluían bailarines con coreografías de relativa calidad, dentro de un clima entre tanguero y folclórico. Era, posiblemente sin saberlo, parte de un proyecto político cultural propio de aquella época.

Nació en la localidad de James Craik, provincia de Córdoba. Su padre se llamaba Francisco y era violinista. De niño comenzó a aprender los secretos del instrumento al lado de su papá.

A los 12 años, la familia se trasladó a la ciudad de Córdoba, donde cursó su enseñanza secundaria y comenzó a estudiar, con el maestro Domingo Patruco, que era violinista de la orquesta sinfónica provincial.

Con su padre concurrían a los conciertos que realizaba la sinfónica, donde tomó contacto con la música clásica: Bach, Wagner, Mozart. Por supuesto que además le gustaba el tango, en especial la música compuesta por Agustín Bardi, Eduardo Arolas y Julio De Caro.

A partir del tango, nació en él la intención de crear un estilo de música, lírica auténticamente argentina. Debutó dirigiendo su orquesta a los 23 años, en el Teatro Capitol de Córdoba, con el nombre de “Agrupación Copacabana”, hasta que fue requerido por la emisora cordobesa LV2. Su agrupación estaba integrada por 20 músicos y la participación de bailarines en el marco de una escenografía bien criolla.

Al poco tiempo, Radio Splendid de Buenos Aires creó su filial en Córdoba y designó director a Luis M. Moretti, quien contrató a Lorenzo, quien logró un éxito importante que tuvo repercusión en otras provincias.

Generó distintos espectáculos con gran aceptación en el público y variados nombres: “Teatros de Tango”, “Sinfonía Variable del Tango” y “Orquesta de Cuerdas del Tango”, razón por la cual, comenzaron a contratarlo para giras en todo el interior. La primera fue por el norte argentino, llegando hasta la ciudad de Asunción, capital del Paraguay.

El éxito de esas presentaciones repercutió en Buenos Aires y fue convocado por don Jaime Yankelevich para actuar en la radio y, más tarde, en la década del 50, en la televisión oficial, en el Canal 7, recientemente creado.

La orquesta debutó en mayo de 1948, en Radio Belgrano, en “La Gran Audición Federal”, el programa más exitoso de la radiofonía argentina. Llegaba a todo el país a través de su red nacional. El encargado comercial de dicho programa era Donato Sabia y el padrino artístico, Francisco Canaro, ambos apoyaron y fueron responsables del crecimiento de Barbero.

A esta formación se la denominó “La Orquesta de la Argentinidad” y actuó junto a grandes figuras como Pedro Maffia y Alberto Castillo. El programa salía al aire los días jueves, de 21 a 22:30 horas y los domingos de 12 a 13:30 horas. La orquesta estaba integrada por 25 músicos, algunos de ellos, ejecutaban diversos instrumentos regionales, para tocar otros ritmos aparte del tango, con la idea de representar a todas las provincias argentinas.

Orquesta Lorenzo Barbero
Orquesta Lorenzo Barbero

A partir de 1951, fue requerido por le sello Odeon y en octubre, registró con los cantores Roberto Florio y Carlos Del Monte a dúo, el tema de Francisco Canaro “Tomá mate, tomá mate”. Cuatro fueron las grabaciones de Florio, las otras tres: el tango de Barbero, “La serranita”, “La virgen del perdón” y el chámame “El Recluta”, de Mario Millán Medina.

El Chocho Florio se fue a la orquesta de Francini-Pontier y lo reemplazó Jorge Sobral, a quien, posteriormente, sustituyó el uruguayo Pablo Moreno. Otros cantores, además de los nombrados, fueron: Osvaldo Ribó, Carlos Uriarte, Oscar Brizuela, Enrique Lucero, Mario Córdoba, Fontán Luna y Daniel Rey.

En 1955, se produjo el golpe contra el general Perón y Barbero, como tantas figuras del espectáculo que simpatizaban con el gobierno tuvieron algunos inconvenientes, muchos se exiliaron, otros ingresaron en las listas negras y hasta hubo quienes fueron encarcelados. Barbero siguió actuando, principalmente en distintas provincias y en países vecinos.

Durante 1956 recorrió incansablemente el país, actuando en muchísimas ciudades: Mendoza, San Rafael, Río Cuarto, Córdoba, Villa Mercedes (San Luis), Rosario; en bailes, confiterías, locales nocturnos y emisoras de radio. Hacia mediados de año actúa en la calle Florida y en Radio Belgrano de la ciudad de Buenos Aires.

En la primera mitad del año 1957, tuvo un resonante éxito en Chile, actuando en Santiago y Valparaíso. De vuelta en la Argentina, actuó en distintas emisoras y en la confitería “La Armonía” de la calle Corrientes. Fue el final. En la década del 60 se dedicó a la producción y dirección artística del sello Disc-Jockey y, en el 70, como productor del Canal 13 de televisión.

Como compositor se destacan: “Taconear porteño”, “Candombe del carnaval”, “Topacio era tu nombre”, “Volvemos a encontrarnos”, “Mi flor de percal”, “Serranita”, “Ven tesoro” y “Organito malevo”.