Poetas
Francisco Brancatti
Cantor, guitarrista, autor y compositor.
(2 de julio de 1890 - 4 de junio de 1980)

Más de Brancatti:
Esta gran figura de la música popular nació en Montevideo, en 1890. Cantor, guitarrista, compositor, original letrista.

Se fue muy joven a Buenos Aires. Allí actuaría con los payadores Gabino Ezeiza y José Betinotti, al amparo de su facilidad para improvisar. Conoció en Montevideo a Juan Pedro López (famoso payador uruguayo), a quien insinuó el viaje a la Argentina luego de oírlo cantar, presentándose juntos en exitosas veladas.

Se vincula Brancatti con León Lara -uruguayo, de Florida-, considerándolo con dotes admirables dominando ampliamente la guitarra, que le permitía dar conciertos de música clásica, matizando sus presentaciones en el canto criollo a dúo.

Brancatti-Lara recorren todo el interior argentino y en 1916 son contratados en Tucumán (ciudad del norte argentino, donde se declaró la Independencia en 1816) para amenizar las fiestas del Centenario. Se presentan luego en Salto y Artigas (Uruguay), entrando al Brasil por Santa Ana, después Paraná, Santa Catalina, Río de Janeiro, San Pablo, Santos y gran parte de Mato Grosso. Los acompaña un éxito resonante, artístico y pecuniario. En esa larga actuación en Brasil, Brancatti traducía las letras al portugués, para que todos las entendieran. Siempre triunfando, viajan a Europa, actuando en España y Portugal.

Al retornar a Buenos Aires se integran al conjunto criollo "Los de la leyenda". Posteriormente el dúo Brancatti-Lara retorna brevemente a su patria, contratados por Glücksmann para su cadena de salas de cine y luego por la Compañía Oliver. El 2 de julio de 1918 actúa en "La Comedia" junto a la Compañía cómica de "Cotorrita" Ramos. Se registra también su presencia en una brillante temporada en el teatro "Royal" de la calle Bartolomé Mitre.

Después de más de ocho años de intenso trajinar en las giras, en vísperas de cumplir un compromiso en "La Bolsa" de Rosario (provincia de Santa Fe), Brancatti plantea a Lara la disolución del dúo, que éste acepta muy apenado. León Lara forma otro, en Rosario con Néstor Faria. Brancatti en tanto, vuelca su inquietud en los versos, donde ya perfilaba un inconfundible estilo, aunque esporádicamente también crea músicas.

En 1924 le pone letra a "Tacuarembó" sobre música del bandoneonista Alberto Rodríguez, también uruguayo e integrante por entonces del excelente conjunto de Osvaldo Fresedo y con la colaboración de Juan M. Velich hacen su entrada triunfal al tango con "Amigazo", tema antológico, música de Juan de Dios Filiberto que fue dado a conocer en el primer concurso del disco Nacional realizado en el Cine "Grand Splendid" por la orquesta de Roberto Firpo.

Comparte también con Velich los versos de "Mandria" en 1926, cuya música pertenece al pianista argentino Juan Carlos Rodríguez y se constituye también tema perdurable a partir de la incomparable versión de Rosita Quiroga.

Se crea por entonces la Compañía de Comedias Víctor, con el único fin de realizar grabaciones. Allí libreta y actúa Brancatti, con Herminia y Juan M. Velich, Rosita Quiroga y otros. Alguna vez también interviene Gerardo Matos Rodríguez.

Nos ubicamos en 1928, cuando a instancias de Francisco Brancatti, insistiendo mucho, Libertad Lamarque registra la ranchera "Mate amargo", con música de Carlos F. Bravo (que era un funcionario de la grabadora). La pieza se constituyó en un verdadero suceso, provocando una fabulosa venta del disco y que el género fuera moda por casi una década. "Mate amargo" también fue cantada por niños con una letra escolar. La voz de Brancatti es la que luce en los floreos de la famosa interpretación de Libertad Lamarque.

En su inmensa mayoría, las letras de Brancatti para el tango fueron de corte campero, de enorme dramaticidad y gran sugestión, como por ejemplo "Justicia criolla", "En la vieja pulpería", "Contramarca", "Echando mala", luciéndose también con versos de carácter delicado y de ambiente ciudadano: "Alas caídas", "Aquel Don Juan", "Sangre bohemia", "Canción del olvido".

En 1930, entonces para el sello "Odeon", forma parte de la Compañía de Juan M. Velich, realizando comedias de distinto carácter, ciclo que finaliza en 1934.

Dirige un conjunto criollo musical en el nombre de "Los Chacareros" en 1944 donde además hacía diálogos con su esposa. Después, va espaciando su labor artística, conservando en cambio su deseo de creación de versos.

Intercambiamos fraterna correspondencia con Don Francisco Brancatti en nuestra época de funcionario público. Un gran compañero, familiar de Brancatti nos puso en contacto y el 10 de noviembre de 1973 lo visitamos en su casa, en la localidad de Estanislao Zeballos de la Provincia de Buenos Aires, encuentro grato y muy emocionante para nosotros.

Nos encontramos con una maravillosa persona, humilde en su grandeza e interesado por el destino de su patria. Cinco años atrás había llegado a sus manos la obra "Con divisa blanca" de Javier de Viana. El libro le inspiró en forma tal que lo versificó. Viejo admirador del Partido Nacional, volcó allí su permanente inquietud poética.

Figura patriarcal en los círculos criollos, respetado y querido por todos, se produjo su lamentable deceso el 4 de junio de 1980. Se iba una gran figura, casi en silencio, sin el homenaje que aún le debe la música popular.

ECHANDO MALA

Versos de tango de Francisco Brancatti para la música creada por el bandoneonista Pascual Clausi.

I
Son sus ojos dos machazos lamparones
que encandilan al más maula p'al amor
viera Tate se me caen los lagrimones
y ando al ñudo gambetiándole al dolor
Ella mesmo que el peludo jue escarbando
hasta abrirme un hoyo dentro'el corazón
y dispués que pa su bien la iba adorando
derepente me chuzió con su traición.

II
Desde entonces mi tatita
vivo enfermo'e la cabeza
yo la quise con fiereza
pa mi solo y naides más
Y es por eso que ando ansina
como juído de la gente
con el chambergo en la frente
sin poderlo echar pa'tras

I bis
Alguien dice que con ella juí salvaje
y que jué eso lo que la desorientó
son pavadas que hoy inventa el paisanaje
p'a gozarse de mi suerte, o qué sé yo...
No le cuente a mi viejita viá sobar
esta pena que en mi pecho se ha enterrao
y que sólo Dios la sabe avalorar.

II bis
Si algún día porsi acaso
se tropieza con la ingrata
dígale querido Tata
que del mundo me perdí
Seguiré donde me lleven
mis desventuras malditas
mientras tanto a mi viejita
dele un beso usted, por mí.

Originalmente publicado en Ochenta notas de Tango. Perfiles Biográficos, Ediciones de La Plaza, Montevideo 1998. Auspiciado por la Academia de Tango del Uruguay.