Los Creadores
   
  Las Historias
   
  La Biblioteca
   
  Carlos Gardel
  La Música
  La Comunidad
   
Go to site in English Ir a la página inicial

Poetas
e bedrune
Por Juan Manuel Peña
Directora, pianista y compositora
(27 de junio de 1924 – 8 de enero de 1996)
Nombre completo: Ebe Nelly Olga Bedrune
Apodos: La Mujer Tango, La Dama Blan

na mujer dirigiendo tango

Fue la hija del compositor y bandoneonista rosarino Abel Bedrune, de sólida trayectoria en Rosario con su orquesta de tangos. Ebe comenzó su carrera a los 20 años. Y se desempeñó también como discreta pianista.

Cuando actuaba lo hacía vestida con un frac blanco y melena rubia ondulada, era alta y enérgica dirigiendo una orquesta de dieciséis ejecutantes con su batuta.

Se había recibido de maestra normal en el Colegio Normal Nº 2 y Profesora de Música en el Conservatorio Liszt de Rosario. Profundizó estudios musicales en el folklore nativo, fue Profesora de Música en la Escuela Manuel Belgrano, de Rosario, y por herencia paterna se dedicó a la música de Buenos Aires.

Manifestó en un reportaje de 1944, que su padre fue el primer bandoneonista que hizo conocer el tango en Rosario. No lo creemos de forma tan terminante, si bien fue un distinguido profesional de la música ciudadana en Rosario, otros ya la habían desarrollado, de acuerdo con el historiador rosarino Zinni.

Bedrune padre, fue un hombre de dilatada trayectoria, y en la fila de bandoneones de su orquesta tocaron el gran Julio Ahumada además de otro grande, Antonio Ríos, junto a la voz de la luego famosa actriz, Lola Membrives, en el Teatro Olimpo de Rosario. Su orquesta recibía el nombre de “Orquesta Típica Rosarina A. Bedrune”. Así lo atestigua la propaganda de los diarios de la época.

Ebe decía que «…el tango es la más alta expresión folklórica de que disponemos, producto genuino del arrabal porteño y de nuestro tiempo…».

La orquesta de Ebe ejecutaba un tango algo renovado de su concepción original. Lo definía como “tango cuadrado” por ser un ritmo viejo, olvidado, aunque renovado y que recordaba al “canyengue”.

«Para mí, el tango es ese ritmo. Si se le quita ese corte brusco, afirmativo, ese ritmo sobrio y elocuente a la vez, el tango deja de ser tango y es una droga…» afirmaba.

Debutó dirigiendo con su batuta en la Exposición Industrial de Rosario, en reemplazo de su padre, afectado de una enfermedad. Luego realizó un espectáculo en el Teatro Colón rosarino llamado “El tango en sus tres épocas”, obteniendo señalado éxito.

Más tarde, en 1942, realizó en el Parque Independencia, auspiciado por la Municipalidad de Rosario un espectáculo de baile popular, y ella se presentó con una orquesta de veinte profesores.

Alternó su vida profesional en distintos lugares con cierto éxito antes de llegar a Buenos Aires, tal vez debido a su figura exótica vestida de frac blanco. Pianista de su orquesta fue Manuel Sucher, famoso en los 40 por sus tangos escritos con Carlos Bahr y, revistando en la fila de bandoneones, músicos de las características de Tomás “Cacho” Giannini. En algún momento, fue también pianista de su orquesta, Osvaldo Berlingieri.

Para el año 1943 vino a Buenos Aires y dirigió por poco tiempo la orquesta de otro grande del tango: Juan Carlos Cobián. Ebe declaró a la periodista Regina Monsalvo: «Mis inquietudes me obligaron a renunciar y venirme a Buenos Aires. Aquí logré que el maestro Juan Carlos Cobián me permitiera hacer un ensayo de dirección con su orquesta buscando un nuevo ritmo… Fui contratada para dirigir en un dancing porteño. Quiero que usted diga cuan agradecida le estoy al maestro Cobián…».

Actuó con su orquesta en Radio Splendid y en la Confitería Grand Sud de Lanús. A diferencia de otros músicos rosarinos, no tuvo éxito en la Capital, como tampoco lo había tenido su padre cuando vino a Buenos Aires.

Tomás Giannini contó en un reportaje que le efectuó Oscar Zucchi: «En 1950 realicé una gira con ella. Dirigía solamente; vestía como un hombre. La orquesta la formaron: en el piano José Simarro, en violines Arnik y Luis Kramer, en los bandoneones Miguel Carrasco, José A. Cappiti y Maldonado, y en el bajo Luis Dimas…».

Cumplió una dilatada trayectoria de cincuenta años y hoy está en el olvido más absoluto. Entre su obra como compositora están los temas “Ya se viene el chaparrón” y “Muchachita rubia”.