Por
Roberto Selles

El entrerriano - História do tango “El entrerriano” e suas principais gravações

on esta página comenzó a difundirse la estructura de tres partes que caracterizó al tango de la guardia vieja y, cien años después, “El entrerriano” sigue siendo uno de los mayores clásicos del género.

Corría la primera década del siglo veinte, cuando el múltiple Ángel Villoldo le aplicó versos para lucimiento de la actriz, bailarina y a veces cantora, Pepita Avellaneda.

Luego, otros autores probaron suerte escribiéndole otras letras: H. Semino, S. Retondaro, Vicente Planells del Campo y Oscar Amor, Julián Porteño y Homero Expósito. El de Expósito es, no nos caben dudas, el mejor de esos muchos textos.

En 1897, Anselmo Rosendo Mendizábal —que firmó sus tangos como A. Rosendo— se encontraba amenizando las veladas de la casita de María Rangolla, La Vasca. Eran días duros; la mayor parte de las ganancias de los músicos provenía de las generosas propinas, aunque para ello hubiera que dedicar alguna composición al oportuno donante. Ese, precisamente, fue el caso del tango que Mendizábal tocó por primera vez en el piano de La Vasca, el 25 de octubre de aquel año.

La vivacidad canyengue de la melodía deslumbró a la concurrencia desde el primer compás. El bailarín José Guidobono —que era de la partida—, olvidó sacarle viruta al piso paralizado por el hechizo de aquellas notas. Terminada la ejecución, se acercó al compositor y le sugirió: «¿Por qué no se lo dedica a Segovia?»

El mencionado era Ricardo Segovia, un hacendado oriundo de Entre Ríos, que andaba tirando manteca al techo por la noche de Buenos Aires. Mendizábal le propuso el honor de titular “El entrerriano” al nuevo tango.

Cuando apareció la partitura, el ganadero engordó de orgullo al ver la dedicatoria que lucía en la carátula: «Al Sr. Ricardo Segovia». También el bolsillo del compositor sintió la obesidad que le provocaban los cien pesos provenientes de la dadivosa mano del pudiente litoraleño.

Algunas grabaciones de “El entrerriano”:

Orquesta Eduardo Arolas (1913)
Quinteto Criollo “Tano Genaro” Dir: Genaro Espósito (1913)
Orquesta Roberto Firpo (1917, 1926 y 1940)
Orquesta Francisco Canaro (1927, 1929 y 1952)
Orquesta Osvaldo Fresedo (1927, 1944 y 1979)
Orquesta Típica Victor (1927)
Orquesta Julio De Caro (1930)
Orquesta Pedro Maffia (1930)
Orquesta Rodolfo Biagi (1941)
Orquesta Aníbal Troilo (1944 y 1952)
Orquesta Alfredo De Angelis (1946)
Orquesta Juan D'Arienzo (1946, 1954 y 1963)
Cuarteto Juan Cambareri (1949)
Orquesta Carlos Demaría (1950)
Trío Ciriaco Ortiz (1951)
Orquesta Francini-Pontier (1952)
Orquesta Juan Canaro (1954)
Octeto Buenos Aires de Astor Piazzolla (1957)
Orquesta Héctor Varela (1957)
Quinteto Pirincho Dir: Francisco Canaro (1959)
Orquesta Horacio Salgán (1964)
Orquesta Armando Pontier (1965)
Orquesta Osvaldo Pugliese (1968)
Roberto Pansera (1983)
Solo de guitarra de Conrado López Torres (1989)
New York Tango Trio (1995)
Dúo Hernán Oliva-Mito García (1997)
Quinteto Argentino De Cuerdas (1997)
Mauricio Marcelli y conjunto (1997)
Guillermo Zarba (piano) y Cuarteto Todo Por Cuatro (1998)
Dúo Larralde-Altamura (2001)
Dúo Salgán-De Lío (2001)
Orquesta Tango Orkestret y Marcelo Nisinman (2001)
Orquesta Los Mancifestas (2003)
Sexteto Fabio Hager (2005)
Liliana Barrios con el Conjunto Dir: Juan Carlos Cuacci (2008)
Trío Claudio Aristimuño (2009)
Solo de guitarra de Mirta Alvarez (2011)
Cuarteto Guardia Vieja
Cuarteto José Basso "Pepe y su cuarteto loco"
Cuarteto Los Porteñitos
Cuarteto Oscar Bozzarelli
Cuarteto Palais De Glace
Dúo de guitarras Rafael Iriarte-Rosendo Pesoa
Guitarras de Adolfo Berón
Orquesta Carlos Buono
Orquesta Donato Racciatti
Orquesta Enzo Firpo
Orquesta Jorge Dragone
Orquesta Lorenzo Barbero
Orquesta Porfirio Díaz
Quinteto José Libertella
Quinteto Mouro-Maquieira
Solo de piano de José Tinelli
Trío Los Nativos