TEMAS AQUÍ MENCIONADOS
Por
Ricardo García Blaya

A mi madre - El verdadero autor de “A mi madre”

iempre se difundió, erróneamente, que la canción “A mi madre (Con los amigos)”, famosa por la versión de Carlos Gardel, fue escrita por Pedro Bonifacio Palacios, Almafuerte. Incluso nosotros también incurrimos en esa inexactitud, al reproducir la semblanza del poeta, que está en el libro Carlos Gardel y los autores de sus canciones, de Orlando del Greco, editado por Héctor Lorenzo Lucci.

El error no es nuestro sino, en todo caso, del autor del mencionado libro, pero en honor a la verdad, en aquellos tiempos era un dato que todos los investigadores y estudiosos del tango daban por sentado.

Tenemos que tener en cuenta, que en la época que salió a la venta el disco de “A mi madre (Con los amigos)”, no existía ninguna institución donde se pudieran registrar las obras.

La falsa adjudicación se produjo porque los versos y sus autores fueron publicados en El Alma que Canta, una revista muy popular, en la que se recopilaban las letras y el nombre de los creadores de los temas de moda. Y allí figuraban, Carlos Gardel y José Razzano como compositores y Almafuerte, como letrista.

Pero a fuerza de ser sincero, hubo un señor que siempre sostuvo que la letra era ajena, que no pertenecía a Almafuerte. En efecto, el poeta Eduardo Moreno sostenía esta convicción, a raíz de una conversación que sostuvo con el periodista Juan José de Soiza Reilly, en la que le contó que el propio Palacios, en su casa de La Plata, le negó su autoría.

Tan seguro estaba de la falsa adjudicación que sobre el asunto hay una nota suya, en la revista Cuadernos de Difusión del Tango, que dirigía Salvador Arancio, publicada en marzo de 1993. Pero no fue mucho más allá, nada sabía de la existencia de otra persona firmando al pie del poema.

Otro de los que estudió el tema, es Ricardo Ostuni, quien en su artículo Carlos Gardel Almafuerte, la dupla que no fue, hace un enjundioso estudio de las características poéticas de Palacios y pone a la luz una poesía, “Últimos ayes de un bardo”, firmado por S. Alfredo Robles, con los mismos versos de la canción “A mi madre (Con los amigos)”.

Fue publicado en la revista Club de Tango Nº11, en octubre de 1994, dirigida por nuestro querido amigo Oscar Himschoot, donde concluye que nunca Almafuerte había utilizado el seudónimo de S. Alfredo Robles, siempre utilizó apodos uninominales. Sin embargo, confiesa no haber encontrado datos acerca de este señor.

Cuando llegó a nuestras manos una fotocopia de la revista Bric a Brac (citada por Ostuni), de noviembre de 1896, obtenida de la Biblioteca Nacional, con los referidos versos, nos picó el bichito de la curiosidad.

La primera conclusión que sacamos fue en relación a la fecha de su creación, ya que esta poesía encontrada en una publicación de 1896, sería bastante anterior a la canción y, este señor Robles podía tratarse de una persona de carne y hueso y no de un seudónimo.

Hoy, en el 2010, revisando en Internet unas páginas venezolanas de literatura, se develó la incógnita. Así, nos enteramos que el nombre completo de autor era Sebastián Alfredo Robles, nacido en Venezuela y que fue periodista, escritor, poeta, director y cofundador del periódico La Fraternidad Literaria, en el año 1885.

Esto quedó ratificado por otro descubrimiento que hicimos inmediatamente después; en la Biblioteca Nacional de España, encontramos la misma poesía y firma, en un número de la revista La España Moderna, una publicación del año 1893. Es decir, tres años antes de la de Bric a Brac.

Hace poco, asistí a una reunión en la Embajada de España, donde Ostuni hizo la presentación de un libro. En la charla que mantuvimos, salió el tema en cuestión; él también, había arribado a los mismos resultados.

Conclusión, la convicción de Eduardo Moreno, las conjeturas de Ricardo Ostuni y nuestra curiosidad, llegaron a un final feliz pero incompleto. Detectamos al verdadero autor de “A mi madre (Con los amigos)” y su nacionalidad, pero aún nos queda el desafío de conocer más sobre la vida y trayectoria de Sebastián Alfredo Robles. Seguiremos rastreando.