Por
Bruno Cespi
| Néstor Pinsón

El tango y el ejército

n los comienzos del siglo XX, muchos músicos se inspiraron en el ejército y brindaron su homenaje a hechos del pasado que marcaron nuestra historia, a sus protagonistas o, simplemente, a las anécdotas de la vida militar o a sus amistades.

De las tantas partituras consultadas, privilegiamos las más antiguas, las anteriores a los años 20. Sin seguir un orden cronológico, citamos primero lo temas dedicados a los tres enfrentamientos del General San Martín en Chile, en su recorrido libertario.

Chacabuco”, tango de Carlos Hernani Macchi, dedicado «Al distinguido Dr. Gowland» y llevado al disco por el Cuarteto del Centenario. El autor, violinista y flautista, integró el cuarteto La Armonía junto al Negro Thompson (guitarra), Manuel Firpo (bandoneón) y José Bonano (violín). También estuvo en los conjuntos de Juan Maglio y de Domingo Santa Cruz. Fue gran amigo de Eduardo Arolas y, entre su obra podemos mencionar: “Sarita”, “El reservado” y “Herminia”. Falleció el 13 de julio de 1929. Este título hace referencia a la batalla librada el 12 de febrero de 1817, en la cuesta andina de ese nombre, donde San Martín derrotó a los españoles, conducidos por el General Maroto. Los estrategas la han considerado, para su tiempo, un modelo del arte militar.

Cancha Rayada”, tango de Alejandro Rolla. «Dedicado a los Sres. Luis A. Terragno y Ricardo B. Bergallo». El autor, fallecido el 6 de abril de 1925, fue violinista en la década del 10. Escribió un método de estudio primario de bandoneón, fue maestro de numerosos violinistas y compuso mucha obra, destacamos: “Bicarbonato”, “Bocanegra”, “De mi cosecha”, “El barquinazo”, “En punta” y “Plata vieja”. A veces usaba el seudónimo Paul Frederik. El tango evoca la derrota ante los realistas, conducidos por el General Ordóñez, cerca de la ciudad de Talca.

Maipo”, tango de Eduardo Arolas, registrado por muchos intérpretes, data de 1918, al cumplirse el centenario de la batalla. Un crítico musical dijo: «Notas que erizan la piel. Melodía estremecedora. Dolor con orgullo». El combate fue muy sangriento, duró 6 horas y, a partir de esta victoria, se afianzó definitivamente, la libertad de Chile.

“Dos en línea”, tango de Pedro Sofía (1890-1976). «A mis camaradas los conscriptos del 90 del Regimiento 2 de infantería de línea». Lo grabó el Cuarteto del Centenario. Este compositor, dedicado a la música de cámara, también hizo tangos: “Bordoneando”, “Echale arroz a ese guiso”, “El archivista”, “El cabo Fels”. Tuvo un conservatorio, fundó la biblioteca Esnaola y, durante 30 años, fue director de la Asociación Argentina de Música de Cámara.

“Cabo Cuarto”, tango de Alfredo Bevilacqua. «Dedicado al Teniente Coronel de la Nación Domingo Cedeyra». La expresión alude al suboficial encargado de conducir al personal de guardia.

“El lampazo”, tango de Hermes Peressini. «Dedicado al teniente Juan Fernández Otaño». Es el mismo autor de “Chela” y “Violetita”.

“El recluta”, tango de Arturo De Bassi. «A mis amigos Menéndez y Arturo Astudillo».

“El clarín”, tango de Carlos Nasca, El Gaucho Relámpago. «Dedicado al Teniente Coronel Fermín Barrera Pizarro». También compuso “¡Atención!”, «Dedicado al Sr. D. Martín».

“Conscriptos”, tango del pianista Pancho Nicolín. «Dedicado a los Señores Jorge Durán, Miguel Suárez, Virgilio Poggi y Raúl Quiroga». No hay otros datos destacables, salvo otro título, el tango “Tocalo más fuerte”.

“Derecho al Cuatro”, tango de Juan A. Buratore. «Dedicado a mis amigos Antonio Bozzolla y Rodolfo Parodi (hijo)». Al autor, no lo conocemos.

Diana”, tango de R. Mazzeo. «Dedicado al amigo Pedro Estillo». Tampoco hay datos del autor. Podría tratarse de Alfredo Mazzeo, quien fue violinista de Juan D'Arienzo y compositor de “Lamento”, “Los 33 orientales” (homónimo del de Eduardo Pereyra que luego se convertiría en “La uruguayita Lucía”), y “La muchacha del tango”, con letra de Luis Rubistein, entre otros. Falleció el 3 de agosto de 1954.

“R. 4 (Regimiento 4)”, tango de Eusebio Giorno, de 1913. «Dedicado a jefes y oficiales del R.4 de infantería». El autor figura entre los socios de SADAIC, en los años 40.

El artillero”, de Eduardo y Juan José Villegas. «Dedicado a la clase 1895 de la R. P. Montada». Llevado al disco por el Cuarteto del Centenario. Sólo Juan José figura en SADAIC, en 1941.

“Centinela alerta [b]”, tango de Arnaldo Barsanti (1889-1971). Fue director, compositor y autor teatral. Dirigió el Quinteto Polito en la grabación del tango “Chupadedo”. Admiraba la música clásica, varias de sus composiciones llevan títulos de óperas: “Otello”, “Rigoleto”, “La traviata”, “Trovatore” y de obras nacionales, es el caso de “Las de Barranco”. También hizo “Anastasio el Pollo”. Fue cónsul en Alemania, antes de la segunda guerra mundial.

“Epopeyas (1810-1910)”, tango de V. V. Guridi. Sin más datos.

“6ta.del R2”, este es el título primitivo del clásico tango “Inspiración”, de Peregrino Paulos. «Dedicado a la sexta compañía del regimiento 2 de infantería». El título se lo sugirió su hermano, el pianista Niels Paulos (luego Nelson Jorge), en homenaje a sus compañeros del servicio militar. El tango fue conocido, en 1918, por la orquesta de Augusto Berto. Cuando lo graba Roberto Firpo, en 1922, ya tiene su título definitivo. No conocemos la partitura original. Tuvo numerosas versiones y fue Luis Rubistein quien le puso una letra que nada tiene que ver con la intención inicial. El primer cantor que lo grabó fue Agustín Magaldi. Paulos falleció el 21 de noviembre de 1921.

“Granaderos argentinos”, lancero, de Miguel Sciutti. Desconocemos otra información.

“En la línea de fuego”, de Alberto Rodríguez. «A mi querido amigo Hernando Sañudo». El autor nació en Tacuarembó, Uruguay, era bandoneonista y está considerado el maestro de Minotto Di Cicco. Vivió muchos años en Avellaneda. Integró las primeras formaciones de Osvaldo Fresedo, quien le registró once temas, entre los años 1925 y 1933. Entre ellos: “Acuarelas”, “Flores [b]”, “Del pasado[b]”, “Percantina” y “Tus ojos”.

“Sargento Cabral”, tango de Manuel Campoamor. «Dedicado al distinguido señor Leopoldo Corretjer». Grabado por el Cuarteto del Centenario. Se trata de un homenaje al sargento correntino Juan Bautista Cabral, que el 3 de febrero de 1813, en el combate de San Lorenzo y, a costa de su vida, salvó al General San Martín que había quedado atrapado bajo su caballo.

“Curupaytí”, tango de Augusto Berto. «Dedicado a mis amigos Luis Teisseire, José Fuster y Espinosa Nava». Era una localidad de la República del Paraguay, ubicada en la confluencia de los ríos Paraguay y Paraná. Allí, el 22 de septiembre de 1866, las fuerzas de la Triple Alianza al mando del General Mitre, con 20.000 hombres, atacaron a los paraguayos al mando del General José Eduardo Díaz, quien rechazó el ataque. Hubo 5.000 bajas.

Reconquista”, tango de Alfredo Bevilacqua. «Dedicado al escribano Esteban Benza». Lo grabó el Cuarteto del Centenario. Buenos Aires sufrió la primera invasión inglesa el 27 de junio de 1806. Comandaba las tropas el Brigadier William Carr Beresford. Luego de dos semanas, cuando la ciudad ya estaba a punto de ser sometida, la resistencia criolla, bajo el mando de Santiago de Liniers, un francés al servicio de la corona española, logró reconquistarla. Los ingleses se rindieron el 12 de agosto.

“Tacuarí”, de Juan Maglio Pacho, fue grabado por el autor y, también, por el Cuarteto del Centenario. Evoca la heroica batalla del 19 de marzo de 1811, en Paraguay, donde el General Manuel Belgrano con un puñado de hombres y una gran astucia, logra hacer retroceder a 2.000 soldados del enemigo, para luego pactar con el comandante español una retirada digna, con intercambio de prisioneros.