Tabanillo

Nome verdadeiro: Fernández Barbiery, Rubén Nicolás
Pseudônimo: Rubén Fernández de Olivera
Poeta, autor, escritor y comentarista
(janeiro 1898 - n/d)
Local de nascimento:
Por
Orlando del Greco

n el año 1922, la gran actriz argentina Orfilia Rico con su compañía le estrena en el Nuevo su primera obra teatral, Misia Pepita, y en su lista de más de cincuenta títulos representados encontramos La moral del gringo, El Fakir Ben Amí, Más fuerte que los fuertes, ¿Quién es el que acusa?, El tango también da rango, Y... así vivimos, El abuelo gaucho, El Comandante Maldonado, La chacra de Don Bautista, Le mentira de la felicidad, Primavera del alma, Amor se escribe con alma, Yo nací para querer, Don Máximo Ligarca, con varias traducidas al francés, italiano y portugués, y algunas escritas en colaboración con Luisa Israel y Rodolfo Sciammarella.

Fue el primer comentarista que tuvo la radiotelefonía argentina, para cuyo menester creó el seudónimo de Tabanillo en el año 1924 y al siguiente con la recopilación de esos comentarios publicó su primer libro, Charlas de Tabanillo; después dio a conocer La tragedia del país que se quedó sin hombres, Primera Asamblea Zoológica, Decálogo de Tabanillo, etc.

Estelar poeta, sus versos estuvieron siempre dispuestos a defender lo nuestro: hogar, madre, familia, nacionalidad.

Viajó por el mundo y dio conferencias en numerosas tribunas del viejo y nuevo continente, como La Sorbona de París.

Escribió para una treintena de diarios argentinos y latinoamericanos.

Por 1928 era charlista en LO7, Radio Olivos, cuando escribió unos versos de elogio al tango y se los hizo leer a Carlos Gardel en una ocasión que el cantor visitó la emisora por cortesía.

Tanto gustó al morocho cantor los versos aquellos que acercándose a su guitarrista Barbieri, allí presente, mientras se los alcanzaba le dijo: «Leéte Negro estos versos». Barbieri los ojea y los pide para musicar a lo que el autor interviniendo toma el papel parándolo: «No... que son míos...» Hizo luego musicarlos por Richard Russo que actuaban por la misma radio y Gardel lo grabó magníficamente era “Tango te cambiaron la pinta”, y al gran cantor le fue dedicado.

Para este trabajo dijo: «Gardel era un corazón que se desangraba por el dolor de los humildes, y daba sus mejores palpitaciones al desvalido. Su anecdotario es rico de situaciones que testimonian al que jamás hizo caridad con fines publicitarios. Se le ha llorado justamente y no morirá en el recuerdo de los que saben valorar al real artista y al auténtico hombre bueno. Nadie como él, cantó nuestro cancionero ciudadano, hoy avasallado por los aulladores que constituyen la vergüenza de una época utilitarista, donde los más audaces improvisados, se han colocado, por los servicios de la mentirosa publicidad, en primera línea».

De otros tangos suyos musicados por Enrique Lomuto, Enrique Delfino y otros, sobresale “Qué fácil es decir” con música de Sciammarella, de buen suceso.

Tabanillo nació en Buenos Aires el 18 de enero de 1898.