Por
Néstor Pinsón

Orquesta Típica Alfredo Gobbi

n 1933 tiene su primera experiencia como director en el Café Buen Orden, hoy Bernardo de Yrigoyen esquina Brasil. Lo acompañaban: Aníbal Troilo, Alfredo Attadía (bandoneones), José Goñi, Alfredo Gobbi (violines), Orlando Goñi (piano) y Agustín Furchi (contrabajo). Con un estilo musical emparentado al de Julio De Caro no tuvo éxito con el público. Intentó dos cambios; Osvaldo Pugliese por Orlando Goñi (piano) y Alfredo Calabró por Attadía (bandoneón). Duró muy poco tiempo. LS2 Radio Prieto, ubicada en Bolívar 1356, contrata al dúo Pugliese-Gobbi. Tampoco tuvieron suerte.

Gobbi se integró a la orquesta de Alberto Pugliese, luego se fue a Mar del Plata para tocar con el conjunto local de Luis Savastano. Después, ingresó a la orquesta de Pedro Laurenz como primer violín para tocar en el antiguo local de Los 36 Billares, frente al Teatro Nacional. Siguió con Joaquín Do Reyes y, más tarde, viajó a Montevideo para incorporarse a la formación de Pintín Castellanos. De regreso, tocó en el conjunto de Armando Baliotti y, también, en el de Nicolás Vaccaro.

En 1942, formó su primera gran orquesta. Debutó en el cabaret Sans Souci. Integrantes: Alfredo Gobbi, Bernardo Germino, Antonio Blanco (violines), Deolindo Cazaux, Edelmiro D'Amario, Mario Demarco y Ernesto Rodríguez (bandoneones), Olivero Pro (piano), Juan José Fantín (contrabajo) y Pablo Lozano y Walter Cabral (vocalistas).

De 1947 a 1958, llegó al disco para el sello Victor y sus últimas grabaciones fueron para el sello Orfeo (1958). Con diversos cambios, los músicos más destacados que integraron su orquesta fueron: Eduardo Salgado, Ariol Gessaghi, Hugo Baralis, Miguel Silvestri, Osvaldo Monterde (violines); Mario Demarco, Luis Maggiolo, Osvaldo Piro, Emilio Nurié, Alberto Garralda, Eduardo Rovira (bandoneones); Normando Lazara, César Zagnoli, Ernesto Romero, Lalo Benítez, Osvaldo Tarantino (pianos); Osvaldo Monteleone, Alcides Rossi, Ramón Dos Santos, José Díaz, Fernando Romano (contrabajos). Los vocalistas: Carlos Heredia, Hugo Soler, Héctor Maciel, Ángel Díaz, Héctor Coral, Jorge Maciel, Carlos Almada, Tito Landó, Alfredo Del Río, Mario Beltrán y Carlos Yanel.

En 1962 se produjo su despedida, fue con un quinteto que dirigió desde el piano, para tocar en la confitería Siglo XX, de la calle Corrientes y Uruguay, en el bar El Olmo de Pueyrredón y Bartolomé Mitre, integrado por: Norberto Sapia, Emilio Nurié (bandoneones), Osvaldo Aulicino (contrabajo) y un tal Sucaré del que no tenemos datos pero suponemos que tocaba el violín.



Una curiosidad final: en una oportunidad, cuando actuaba en el cabaret Sans Souci, un tango suyo, “Soy el cantor de la orquesta”, fue cantado por Julio Lucero, primer nombre artístico del cantor Osvaldo Ribó.

Si bien Alfredo Gobbi se encargaba de los arreglos, en varios temas recurrió para ese fin a Ismael Spitalnik, por ejemplo en “El andariego” y “Camandulaje”.