Por
Bruno Cespi

Los dones del tango

as antiguas partituras son, sin duda, una de las estrellas de nuestro portal, no sólo por sus atractivas carátulas sino por el nombre y apellido de sus autores y el de las personas a quienes esos tangos fueron dedicados.

Muchos visitantes nos manifiestan su agradecimiento, porque se han encontrado con nombres familiares o de amigos o de personajes, en una palabra, con gente que parecía olvidada por el paso del tiempo y por el de las sucesivas generaciones y, de pronto, las encuentra en Todo Tango.

Es increíble la cantidad de tangos que utilizan la anteposición don en sus títulos. Nos pareció interesante hacer un breve inventario de ellos, para resaltar lo dicho.

La palabra don, según la Real Academia Española, marca un tratamiento de respeto, hoy muy generalizado, que se antepone a los nombres masculinos de pila. Antiguamente estaba reservado a determinadas personas de elevado rango social.

Repasamos algunos títulos, tomados de sus partituras originales:

Don Manuel”, de Salvador Codoñer, «Dedicado a mi estimado amigo Manuel Agromayor».
Don Benjamín”, de Ricardo González “Muchila”, dedicado al Dr. Benjamín Bonifacio.
Don Casimiro”, de Victorio Pontino, sin dedicatoria.
“Don Hipólito”, de Carlos Percuoco y Luis De Biase, «Dedicado afectuosamente al Dr. F. Giuffra».
“Don Severo”, de Celestino Ferrer, «Dedicado a mi estimado amigo Saverio Lombardi».
Don Facundo”, de Ciro José Vasallo, «Dedicado a mi apreciable amigo Facundo Spínola».
Don Goyo”, de Luis Bernstein, sin dedicatoria.
Don Goyo [b]”, de Ulises Cassinelli, «Dedicado a mis queridos padres».
Don Juancito”, de Luis de la Rosa, dedicado al Sr. Juan Devincenzi.
Don Carlos”, de José Laina, «Dedicado a mi buen amigo el Sr. Carlos Ognio, afectuosamente».
“Don Pacífico”, de Arturo De Bassi, «Dedicado a mi amigo Luciano Chaves (hijo)».
“Don Silvio”, de Gré de Pas, «Dedicado a mi hermano Silvio».
“Don Paco”, de Enrique Saborido, dedicado a Francisco Ceballos.
Don Juan (El taita del barrio)”, de Ernesto Ponzio y R. J. Podestá, sin dedicatoria.
“Don Victorio”, de Prudencio Aragón, «Dedicado a mi amigo Victorio Vituone».
Don Ciriaco”, de Luciano A. Bonnel, «Dedicado a mi estimado amigo Juan B. Sasso».
Don Regino”, de Horacio Bruzzone, «Dedicado a mi querido amigo Teniente Primero Regino Lezcano (cantina del 4)».
Don Félix”, de A. S. La Salvia, dedicado a Félix Sobbrero.
Don Esteban”, de Augusto Berto, dedicado al escribano F. Esteban Benza.
Don Pipiolo”, de Arnaldo Barsanti, sin dedicatoria.
“Don Quintana”, de José Loreda, dedicado al capitán del ejército Don Leopoldo Quintana.
“Don Abel”, de Alma Alegre y Alma Triste, dedicado a los redactores de El Demócrata de Ramos Mejía.
“Don Germán”, de Juan Rossi Masardo, sin dedicatoria.
“Don Juan Carlos”, arreglo para guitarra de Vicente Caprino, sin dedicatoria.
Don Leandro”, de Rafael Rossi, «Dedicado al Partido Radical de Mercedes y al distinguido Sr. Pedro E. Icharramonho».
Don Pedro”, de Ángel Villoldo, «Dedicado al eximio maestro italiano Pietro Mascagni».
Don Viruta y Chicharrón”, de Leopoldo Corretjer, «Dedicado al seminario ilustrado Caras y Caretas».
Don Faustino”, de Alberico Spátola, dedicado «Al distinguido Señor Faustino Da Rosa».
Don Pedrito”, de Domingo Greco, «Dedicado a mi estimado amigo Pedro Giraldo».
Don Pepe”, de Ernesto Drangosch, dedicado «Al distinguido Señor Dr. José Luro».
“El bulín de don Luis”, de Juana L. Castillo de Matoso, sin dedicatoria.
“El bulín de don Enrique”, de Francisco Magnana San Lío, «Dedicado a mi buen amigo Ricardo J. Podestá».

Don Pepe [b]”, de Mauricio Guariglia, dedicado a los señores Nicanor y José C. Posse. Guariglia fue flautista, maestro de música y compositor de origen italiano, fallecido en nuestro país en 1953. Entre sus alumnos, debe destacarse a Luis Teisseire. Otro tango suyo que incluso llegó al disco es “La galarcita”.

Cinco tangos de A. Rosendo, apodo de Rosendo Mendizábal:
“Don Horacio”, dedicado «Al señor ingeniero don Horacio Anasagasti».
“Don Padilla”, dedicado al Sr. R. Padilla.
Don Santiago”, dedicado al Sr. Santiago Ferrari (Inspector del Telégrafo Ferro Carril Midland).
“Don Enrique”, dedicado al Sr. Comisario Don Enrique Otamendi.
Don José María”, dedicado al Señor José M. Echenagucía.

Don Clemente”, de Alberto S. Poggi, dedicado a los señores Fosatti y Cappelini. Compositor y editor de música (1882-1962), continuó la empresa fundada por su padre David muerto en 1923. Otras obras suyas fueron: “El cosquilloso”, “La vista engaña” y “No le hagas caso”.

Don Mateo”, de Juan L. Pardal, «Dedicado al estimado amigo Guillermo C. B. Netto». Otros títulos de este autor fueron: “La boleada” (vals), “Conserve su izquierda” y “La Ópera”.

Don Lemos”, de Martín Quijano, «Dedicado a mi buen amigo José A. Lemos». Compositor de comienzos del siglo XX, otros tangos suyos fueron: “Aquí estoy yo”, “No me parece”, “Parece mentira [b]”, “Piropos [b]”, “Que pera”, “Te conozco mascarita [b]”.

Don Nicanor”, de Emilio Marchiano, “El Rengo”, «Dedicado al distinguido Dr. Nicanor Posse. Provincia de Tucumán 1918». Otros títulos de este violinista: “Abran cancha [c]”, “Para hoy”, “Larrondo”, “El pequeño”, “El regalón”, “El desacato” y el vals, “Linda Thelma”.

“Miralo a don Hipólito”, de Berniero Procaccio, «Dedicado al distinguido Dr. Arturo Benavides». Otros temas suyos fueron los tangos “Cupido [b]”, “Sencillo pero afinao” y los valses “Carolina”, “Mercedes”, “Matilde”, “Delicia primaveral”.

Don Ismael”, de Vicente Mazzoco, dedicado al Sr. Don Ismael Del Sel.
Don Teodoro”, del mismo autor, «Dedicado al joven Piloto Cabo Teodoro Fels». Este compositor fue director de bandas, también firmaba como M. Criollito. Era italiano, director de la Banda de Infantería, viajó a Bolivia donde se lo designa Director General de Bandas Militares. El uso de su apodo se debe al temor a que sus superiores se enteraran de que era autor de tangos. En 1912, grabó para el sello Columbia Record, dirigiendo la Banda del Regimiento 5 de Infantería. Entre sus tangos: “ABC”, “Azul y blanco”, “Bar Florida”, “Bar Pueyrredón”, “Hotel España”, “Mechita”, ”Mi china”, “Ricardito”, “Rico Tipo”.

Don Alberto”, de José D. Pécora, «Dedicado al distinguido Sr. Senador Alberto Barceló». Violinista italiano, tuvo tríos y orquesta y actuó en el Sexteto Di Sarli. Le pertenecen: “El cuarto está por llegar”, “Pelosi”, “El pibe”, “El circo”, “Pura milonga”.

Don Justo”, de Rafael Fracassi, dedicado a Don Justo Hernández. Músico italiano, director de Bandas y trompetista (1886-1952) dirigió 30 años la Banda de la Ciudad de Córdoba, considerada por muchos la mejor del país, llegó a tener 80 músicos. Entre sus tangos: “Alma Argentina”, “Bésame y adelante”, “Chantecler”, “De Pinedo”, “El tango de los besos”, “Flor de abrojo”.

Don Vicente”, de Abel Bedrune, «Dedicado a mi apreciable amigo Vicente Mazola». Otros temas: “El marrueco”, “El bordoneo”, “El niño Samuel”, “El lecherito”, “De punta a punta”.

Don Santiago”, de Pablo Laise, «Dedicado al distinguido sportman y fundador del Hipódromo San Martín, Don Santiago Fontanilla y al administrador general Don Esteban Habiaque, respetuosamente». El autor actuaba tocando la lija, un raspador. Estuvo en la orquesta gigante formada por Francisco Canaro y Vicente Greco para los carnavales de 1916, en el Teatro Politeama. Otros títulos: “El triunfo radical”, “Ginebrita”, “El Tito”, “Molinari”, “Stud Los Cardos”.

“Che, toque don Alberto”, de Carlos Minotti, «Dedicado al distinguido Sr. Doctor Alberto González». Violinista y compositor (1882-1955), componía en un armonio portátil, tocó en la orquesta de Alfredo Bevilacqua y a veces con Juan Maglio. Dirigió la Orquesta Típica Porteña que grabó tangos para el sello Orophon, en 1913. Otros títulos suyos son: “Contra la yetta”, “Chaucha pelada”, “La patota [c]”, “El verde”, “El zorrito”, “El burro”, “El Negro”.

Todas estas páginas están en la colección de Bruno Cespi, y fueron compuestos antes de 1923. Otros títulos relevados de grabaciones, muchos de ellos, posteriores a esa fecha:

“Don Adolfo” (Berto), “Don Agustín Bardi” (Horacio Salgán) “Don Alejandro (Alejandro Junnissi), “Don Alfonso” (Héctor Varela y Eladio Blanco), “Don Alfredo” (Carlos Lazzari), “Don Álvaro” (Charlo), “Don Aniceto” (Esteban Gilardi), “Don Ástor” (Dante Amicarelli), “Don Atilio” (Osvaldo Pugliese), “Don Brócoli” (Ambrosio Río), “Don Eduardo” (David Roccatagliatta), “Don Fidel” (Armando Lacava), “Don Florencio” (Samuel Castriota), “Don Horacio” (Pintín Castellanos), “Don Horacio” (Ángel Danesi), “Don José” (Edgardo Donato y Roberto Zerrillo), “Don Juan Malevo” (Francisco Lomuto), “Don Juan Mondiola” (Oscar Arona), “Don Lisandro” (Manuel Solano), “Don Ludwig” (Roberto Pansera), “Don Meneghin” (Villoldo), “Don Octavio” (Donato Racciatti), “Don Orlando” (H. Varela), “Don Osman” (Oscar de la Fuente), “Don Pancho” (Osvaldo Fresedo), “Don Pepe [c]” (Alfredo Eusebio Gobbi), “Don Roberto” (Tito Ferrari), “Don Rodolfo” (O. de la Fuente), “Don Rosendo” (Joaquín Do Reyes), “Don Segundo Sombra” (Enrique Delfino), “Don Tancredo” (Enrique Olivera), “Don Vicente” (Prudencio Aragón).

A Don Alfredo Gobbi” (Eduardo Rovira), “A Don Américo Amato” (Miguel Villasboas), “A Don Antonio” (H. Varela), “A Don Ástor” (Juan Carlos Carrasco), “A Don Carlos” (Juan Carlos Caviello), “A Don Claudio” (M. Villasboas), “A Don Florindo” (Ángel Cicchetti y Javier Mazzea), “A Don Héctor María” (H. Varela y Ernesto Rossi), “A Don Horacio Salgán” (Alberto Gentile), “A Don Javier” (Roberto Zanoni), “A Don Julio De Caro” (Luis Stazo), “A Don Lalo Bello” (Teófilo Orlando, Osvaldo Bruno y Francisco Delillo), “A Don Néstor Marconi” (Leonardo Marconi), “A Don Pedro Santillán” (E. Rovira) y, para terminar, una milonga: “A Don Nicanor Paredes” (Ástor Piazzolla).

Son algunos ejemplos, seguramente, deben haber muchos más.