A Don Nicanor Paredes

Milonga

Venga un rasgueo y ahora,
con el permiso de ustedes,
le estoy cantando, señores,
a Don Nicanor Paredes.
No lo vi rígido y muerto.
Ni siquiera lo vi enfermo.
Lo veo con paso firme
pisar su feudo, Palermo.

El bigote un poco gris,
pero en los ojos el brillo,
y cerca del corazón
el bultito del cuchillo.
El cuchillo de esa muerte
de la que no le gustaba
hablar... Alguna desgracia
de cuadreras o de tabas.

(Recitado)
De atrio más bien fue caudillo,
si no me marra la cuenta,
allá por los tiempos bravos
del ochocientos noventa.
Si entre la gente de faca
se armaba algún entrevero
él lo paraba de golpe,
de un grito o con el talero.

Ahora está muerto y con él
cuánta memoria se apaga
de aquel Palermo perdido
del baldío y de la daga.
Ahora está muerto y me digo:
—¡Qué hará usted, Don Nicanor,
en un cielo sin caballos,
sin vino, retruco y flor!

¿Qué opina de este tema?

Login to comment
0
masami 20/05/2013
Me expliqué mal. El error no está en la poema original de Borges, ¡por supuesto!, sino en la edición de la partitura.

0
masami 20/05/2013
El error (para mí sí es un error) abajo mencionado viene de la edición oficial de la partitura de este tema por Editorial Pigal (1968).

0
masami 20/05/2013
El último verso lo escribió don Jorge Luis Borges, y lo cantó don Edmundo Rivero, así: ni envido, retruco y flor.